Movimiento de Suelos y Venta de Aridos

Las cotas de proyecto de rasante y subrasante de las obras de pavimentación, edificios, casas u otras,  establecen la necesidad de modificar el perfil natural del suelo, siendo necesario en algunos casos rebajar dichas cotas, y en otros casos elevarlas.

En el primer caso corresponde ejecutar un trabajo de “corte o excavación”, y en el segundo, un trabajo de “relleno o de terraplén”.

En ambos casos debe efectuarse lo que constituye propiamente un “movimiento de tierra o suelo.

Movimiento de Suelos

Alineaciones, Niveles y Perfiles

En todo proyecto se consultan planos de perfiles longitudinales y transversales. Estos planos deben servir como guía para establecer las cotas que definirán la alineación y las alturas de excavación o de relleno.

Luego este análisis de los planos, es necesario conocer la conformación del terreno circundante para definir la posición final de la rasante.

Los diversos tipos de perfiles que se levantan, tienen por objeto representar con fidelidad la forma y las dimensiones que el terreno presenta según los planos principales. Estos definen tridimensionalmente la obra en proyecto, a una escala que permita cubicar sus diversos componentes.

Antes de comenzar cualquier operación relacionada con movimiento de tierras se deberán estacar a distancias no superiores a 20 [m] entre sí, el pie de los terraplenes y los bordes superiores de los cortes.

Las excavaciones deberán alcanzar con exactitud las trazas que muestren los planos, debiéndose respetar estrictamente las alineaciones, niveles, taludes y secciones transversales.